Imprimir

MDG--Water-crisis-in-Yeme-009Las Naciones Unidas (ONU) ha advertido a la comunidad internacional del fracaso de la asistencia humanitaria de emergencia en Yemen, considerada como la región más pobre del Medio Oriente y contradictoriamente, catalogada como 'una de las crisis más olvidadas del mundo'.

Trond Jensen, el jefe de la oficina de la ONU que coordina los asuntos humanitarios en Yemen, ha expresado una serie de preocupaciones. Jensen manifiesta que, al contrario de algunos países dentro de esta región, donde parece que la llama de la primavera árabe se hubiese apagado, este país mantiene las esperanzas hacia un cambio traducido como transición a la democracia.

Por primera vez, mujeres, jóvenes y organizaciones de la sociedad civil son impulsores de la transición política después de 33 años de gobierno del Presidente de Ali Abdullah Saleh. Sin embargo, Jensen advierte sobre el riesgo de no ser atendidas urgentemente las necesidades humanitarias.

Según los datos manifiestos de Overseas Development Institute (ODI) 23,8 millones de personas del país viven por debajo de la mitad del umbral de la pobreza; 14,7 millones necesitan asistencia humanitaria y 13 millones no tienen acceso a agua potable o saneamiento.

Uno de los grupos más vulnerables son, en particular, los jóvenes del país: un 60% de niños sufren desnutrición crónica y alrededor de 2 millones, con edades inferiores a cinco años, sufren algún tipo de malformación. Las sequías y los conflictos armados internos han provocado 300.000 desplazados y se suma el hecho de que el país se ha convertido en el hogar de alrededor de 240.000 refugiados somalíes.

Según Jensen, se han dedicado mayores esfuerzos a hacer frente a las cuestiones de seguridad que a temas como salud, educación y nutrición. Este sería el caso de Siria, Sudán del Sur y la República Centroafricana, emergencias humanitarias catalogadas como de alto riesgo.

Los desafíos a los que se enfrenta Yemen en materia de asistencia humanitaria son enormes, pues la situación va empeorando cada vez más debido a un serio déficit de financiación de actividades humanitarias de la ONU: de los 592 millones de dólares presupuestados tan sólo se han recibido hasta ahora 122 millones de dólares de la asignación humanitaria.

Con los elevados niveles de inseguridad se hace muy complejo el acceso a muchas partes del país para las organizaciones internacionales que, en muchas ocasiones, precisan la ayuda de las organizaciones locales. Esto se debe a que el número de conflictos actuales dificulta el acceso a la negociación y esto se debe a la cantidad de actores: entre el gobierno y al-Qaeda en la península Arábiga (AQPA); entre los servicios de seguridad, el gobierno y el movimiento separatista del sur, al Hiraak al Janoubi y entre los Houthis (chiíes) y las milicias suníes salafistas intransigentes y partido islamista al-Islah al norte. Steven Zyck, becario de investigación en políticas humanitarias en la ODI, expresa que tanto los rebeldes, como algunos jóvenes activistas y organizaciones de la sociedad civil desconfían seriamente del proceso político. Un hecho que provoca esta desconfianza es que muchas ONG están ahora "asociadas al proceso político".

Jesen manifiesta que la ONU y las ONG tienen la misión de ayudar a los millones de yemeníes que confían en su ayuda y añade que todos los involucrados deben entender que los actores que intervienen en la respuesta humanitaria deben estar desvinculados del proceso político. Asimismo, recomienda que los actores de desarrollo y los humanitarios aúnen sus esfuerzos y creen "nexos de resiliencia" donde el desarrollo a largo plazo y la resiliencia sean parte imprescindible de todas las necesidades humanitarias inmediatas.

Por último, cabe destacar el crecimiento acelerado de la población del país, con una tasa actual del 3% anual y el pronóstico de un aumento considerable de la población que se espera para el año 2033. Yemen se enfrenta a múltiples desafíos humanitarios en medio de un contexto de transición del proceso democrático; sin embargo, la situación es crítica y por ello, se lanza la voz de alarma para no quedar en el olvido.

Fuente de la noticia: http://reliefweb.int/report/yemen/yemens-democracy-shift-hampered-forgotten-humanitarian-crisis

Fuente de la fotografía: The guardian.

 

More articles from this author