La prevención de conflictos es un desiderátum central en la Carta fundacional de la ONU, en sus capítulos VI y VII. Desde hace décadas se viene debatiendo sobre cómo hacerla realidad, procurando adelantarse al estallido de la violencia. En la práctica, sin embargo, la agenda internacional parece estar mucho más marcada por una visión reactiva, que deja a los enfoques preventivos en un segundo plano.

El problema no es tanto de falta de mecanismos- desde la diplomacia preventiva a la reconstrucción postbélica, pasando por los sistemas de alerta temprana y tantos otros- como de escasa voluntad política por actuar antes de que sea demasiado tarde. Además, los limitados esfuerzos realizados en esta línea vienen frecuentemente lastrados por el sesgo de un modelo occidental de construcción de paz liberal. Un modelo hegemónico que se ha demostrado insuficiente para lograr la paz y la convivencia, al promover un esquema de supuesta validez universal que está cada vez más cuestionado.

Esta sesión trata de analizar críticamente los diferentes mecanismos de prevención y resolución de conflictos y su nivel de adecuación a los diversos tipos de procesos desestabilizadores y de violencias de hoy.

  • Mabel González Bustelo, asesora principal del Centro Noruego para la Resolución de Conflictos (NOREF).
  • Ramón Blecua, embajador en Misión Especial para la Mediación y el Diálogo Intercultural.
  • Luciana Micha, directora del Centro de Estudios de Política Internacional de la Universidad de Buenos Aires.

El ciclo se puede seguir en directo desde el canal YouTube de La Casa Encendida.