portada1

 

La idea de crear un instituto de reflexión, análisis e incidencia sobre conflictos y acción humanitaria surgió en un momento social y político que invitaba a la acción. Para los fundadores del IECAH –Mariano Aguirre, Francisco Rey y Jesús Núñez– la experiencia acumulada en sus distintos campos de acción a lo largo de la Guerra Fría y de los años noventa, planteaba la conveniencia y la necesidad de hacer confluir los estudios sobre construcción de la paz y prevención de conflictos violentos con los de la acción humanitaria. Un vínculo que 20 años después se comprende y aplica por parte de instituciones y administraciones, pero que el IECAH ya definió en su lanzamiento como su principal línea de trabajo.

A lo largo de estos años el IECAH ha tenido buenos compañeros de travesía , desde el Centro de Investigación para la Paz, que sirvió de punto de confluencia en sus inicios, hasta la Universidad de Deusto, la Fundación la Caixa, La Casa Encendida o Médicos Sin Fronteras. Asimismo, han sido muchas las iniciativas de colaboración y las alianzas que han permitido el desarrollo de sus actividades, incluyendo la implicación de personas como Mabel González, Teresa Filesi, Julián Carranza y Ana Urgoiti, en esos primeros años, o ahora de Enrique Eguren o Alfredo Langa.

Al revisar estos 20 años, sentimos que el IECAH es una realidad consolidada. Contamos para ello con un pequeño, pero muy activo equipo, que se afana permanentemente por mantenerse al día y que ha logrado adaptarse a circunstancias muy distintas en mitad de crisis tan profundas como la que estalló en 2008 o la pandemia actual de COVID-19, además de una sólida red de expertos colaboradores.

La principal seña de identidad del IECAH es la independencia, lo que implica a menudo trabajar a contracorriente de la visión dominante, en defensa de una acción humanitaria no instrumentalizada, y de los enfoques preventivos para evitar el estallido de la violencia. El balance cosechado a lo largo de estos años, desarrollando numerosos proyectos con y para diferentes organismos de la administración central, autonómica y local, así como para la Unión Europea a través de diferentes consorcios internacionales y con numerosas ONG y entidades privadas avalan el trabajo realizado.

Hay otros tres ámbitos en los que el IECAH también ha logrado consolidarse: el educativo, siendo pioneros en la formación online y apostando por la calidad de los contenidos frente a los títulos oficiales; el de la asistencia técnica, evaluando multitud de proyectos y programas de muy diferentes actores públicos y ONG; y el de la incidencia política, a través de una frecuente presencia en los medios de comunicación, así como la organización de ciclos de debate y análisis en diversas materias.

El IECAH no es formalmente una institución académica ni una organización activista. Y es precisamente su carácter mixto lo que le ha permitido implicarse muy activamente en la elaboración de estrategias de cooperación y de seguridad estatales, en iniciativas de calidad en el ámbito humanitario, en la inclusión de temas de género..., tanto a escala europea como española, con un impacto real en la formulación de políticas públicas y privadas.

Y hoy, cuando el IECAH mira al futuro sigue identificando con claridad desafíos en todos sus ámbitos de actividad, manteniéndonos ocupados y preocupados por mejorar el análisis de la realidad que nos toca vivir y de perfeccionar en lo posible los marcos de respuesta a amenazas como la proliferación de armas de destrucción masiva, la crisis climática o las nuevas formas de violencia, así como por defender una acción humanitaria fiel a sus principios fundacionales.

 

Por eso, en el IECAH queremos seguir analizando, formando, evaluando e incidiendo.